miércoles, 15 de marzo de 2017

Pajarillos y Pajarillas

Un muchacho anda por la calle, con las manos metidas en los bolsillos, cabizbajo y absorto, de repente, ve a una muchacha y sus ojos se llenan de alegría, la visión le ha gustado, y se acerca a saludarla, ella le devuelve el saludo amablemente y se despiden.
Él, sigue su camino, se limita a ir al trabajo.
Ella, sigue sus propios pasos hacia su tarea, con una falda de tubo y unos tacones de vértigo.
Se acerca la tarde noche y el pueblo se llena de juventud, a la espera de algún plan que les haga divertirse un rato.
En la calle, todo el mundo se conoce y revolotean pajarillos y pajarillas, la edad...Que bonita, cuando se tiene una edad adolescente.
Él camina hacia una chica y le pregunta por ella, ella aún está atareada en sus quehaceres, tiene varios hermanos y ella es la mayor.
Se queda sentado, fumando un cigarrillo, a la espera de una posible aparición, y no precisamente fantasmagórica.
No ha tenido suerte y se marcha a su casa, pensando que quizás, mañana sería otro día con mejores expectativas al respecto.
Como era de suponer, volvieron a encontrarse, sus direcciones hacia sus tareas, coincidían por el mismo horario, pero ahora, no la dejaría escapar.
Esta tarde salgo a las ocho del trabajo, ¿sería posible que nos viéramos para tomar algo y hablar un poco?.
Mmm, si si, vale, no se a qué hora acabe, pero en cuanto llegue a la calle te busco.
Así, comienza una relación bonita, que acabará en compromiso y luego en Boda.
Posiblemente, era por aquel entonces, muy común que las parejas salieran del pueblo, para comenzar sus nuevas vidas de casados, en otros lugares de más trabajo.
Barcelona, me parece bien, ahí tengo a mi hermano y a mi hermana, más tarde, los demás se irán acoplando, y lograremos tener a toda la familia aquí.
Imposible reunirlos a todos, porque ya algunos, decidieron ir a otros lugares, sin embargo en España, no hay nada lejos, por suerte.
Un piso de lo más mono en una calle conocida de Barcelona, sería el nido de los pajarillos y de sus crías.
Una niña, después de dos años de casados, está muy bien, han tenido tiempo para conocerse mejor, y tomar la decisión de que crezca la familia.
Una niña de ojillos verdes y simpática, que cuando veía a su padre que regresaba del trabajo, era como si viese a un Angel. Más tarde otro y más tarde otro...
Las madres son el pilar que soporta la casa, los hijos y muchísimas cosas más, que lamentablemente, no es demasiado reconocido.
Por suerte él, tiene un buen trabajo, es muy bueno en lo suyo, y lleva su familia a un nivel muy aceptable, no falta de nada en la casa, y ella hace todo para complementar.
Durante el día ella pelea con los hijos y se torna Cruella de Vil.
Escobas van, escobas vienen, pelos desparramados por la casa, ella no es peluquera, pero se le da genial agarrar las melenas para intentar arrastrarlas.
Él, llega a casa como una preciosa aparición, no le va la peluquería y tampoco las escobas, debe de ser, porque manipula otra clase de artilugios, que no nos afecta físicamente, con lo cuál, cuando llega cansado de todo el día, lo más que le le rinde a sus hijos, es un vaivén de besos y abrazos, bajo las palabras acusadoras de ella, que intenta ponerlo al día de lo bandidos que han sido los niños durante esa jornada.
Él, con una sonrisa le quita importancia a todo y ella cabreada, afila tijeras y escobas para el día siguiente rezongando por lo bajini ( Como tu no estas aquí durante el día...claro, la mala soy yo, tu solamente te llevas lo bonito de ellos...).
Unas risas en equipo, y un comentario común. ¡ ¿Que le habéis hecho a vuestra madre?...está algo enfadada, jaja...
Nada, ella hace deshace, busca rebusca, y al final, encuentra escobas y afila manos para agarrar melenas, pero no le hacemos nada, hoy nos hemos peleado un poco y hemos chillado, se rompió un jarrón, no hemos querido comer las lentejas, he suspendido mates, me he dejado los libros en el cole...pero no hemos echo nada para que se ponga así...
Bueno, estoy seguro, que mañana haréis las cosas mejor, mamá, solo quiere que hagáis las cosas bien, que no os peleéis, que sois hermanitos...tenéis que jugar, comer hacer vuestra faena y no darle quebraderos a vuestra madre, ella os quiere, pero está todo el día con vosotros, es por eso, que se pone nerviosa, pero estoy seguro, que mañana cuando llegue no habrán escobas rotas.
Gracias madre, por haber sido como eras y eres, gracias a eso, somos lo que somos, y a ti padre, dentro  de 4 días es el día, en que se celebra, y se tiene en cuenta, que hay un padre.
Yo te tengo presente cada día de mi vida, a ti y a mamá sin embargo, toca recalcar ese día señalado porque así lo dice la tradición. Yo me felicito a mi misma por tener los padres que tengo, os felicito a vosotros por haber hecho de nosotros, personas de provecho. Hoy y siguiendo la tradición aunque no me guste...Felicidades papá, te quiero más que a mi vida, te quiero el día del padre  y todos los días de mi vida y aunque ahora no nos vemos mucho por las circunstancias, se que estás bien, eso me deja más tranquila, has trabajado mucho, has luchado mucho, has dedicado tu vida a nosotros, para que nunca faltara lo básico y lo que no es básico, no se cuantos padres hayan como tu, pero sin duda tu, eres el mío, del cuál me siento infinitamente orgullosa, nunca encontraré las palabras, para definir lo que siento por ti y por mamá, esa entrega sin límites y ese amor que ha inundado pantanos.
Si pudiera, inventaría el día de los Reyes, para definir el Día de mis padres, porque eso es lo que sois para mi, mis Reyes.
Te quiero papá.  Te quiero mamá.
Feliz día del padre, este Fin De, voy a verte y a comerte a besos. Mamá vendrá también, pero se recortó las uñas y ahora ya no rompe escobas, las ha cambiado por aspiradoras, espero que no se le ocurra nunca, hacer uso de sus habilidades guerreras. 
Por cierto, en casa revolotean pajarillos y pajarillas, nuevas plumas...Ley sabia de vida.