jueves, 2 de marzo de 2017

El Té azul está de moda

El té azul está de moda. Conocido también como té Oolong o dragón negro, se trata de una variedad que ha recibido infinidad de estudios en los que se demuestra que, efectivamente, nos ayuda a adelgazar naturalmente. Su sabor es una mezcla de sensaciones entre el té verde y el rojo, una delicia para los sentidos y para tu salud, que no debes perder la oportunidad de probar.
El té azul tiene una excelente reputación entre los entendidos. Es de trazo fino y sabor agradable, con unas increíbles propiedades que lo hacen único y excepcional, una variedad que cada vez está siendo más conocida, y que te será fácil encontrar tanto en comercios como en tiendas naturales. Procede de las zonas altas de Taiwán y China, donde siempre ha tenido una larga tradición como bebida adelgazante, un modo sano y natural con el que ir perdiendo kilos poco a poco
Como ya te hemos señalado, esta variedad es excelente para perder peso. Según varios estudios su capacidad para aumentar el metabolismo es superior a otras variedades de té. Nos permite quemar grasas de modo natural.
Acelera el metabolismo hepático, reduciendo además el colesterol
El té azul o té oolong  es un gran antioxidante.
Previene y mejora el hígado graso.
Se considera que dispone de buenas cualidades para prevenir varios tipos de cáncer, y aumentar nuestras defensas de modo natural.
Cuida de nuestro sistema cardiovascular, limpiando arterias y mejorando nuestra circulación.
Preparación
La forma de preparar el té es un arte, y debemos saber entender cada variedad para poder aprovecharnos de sus beneficios. Y el té azul tiene unas reglas específicas que vamos a explicarte:
Una cucharadita de hojas de té azul por cada taza de agua
Utiliza agua mineral.
A ser posible una tetera que no sea de metal, ya que este material quita muchas de las propiedades de los tes y las infusiones. Las más beneficiosas son las de arcilla o tierra, tal y como usan en Oriente.

Para preparar un buen té azul, el agua debe estar muy caliente, entre unos 90 y 100 grados centígrados. Una vez hayas echado las hojas y haya hervido, déjalo en reposo solo tres minutos. Es importante que solo esté este tiempo porque esta variedad de té se oxida rápidamente.