lunes, 23 de enero de 2017

Remedios caseros para calmar el sistema nervioso


Tanto la ensalada como el agua de hojas de lechuga es útil para tranquilizar los nervios y mejorar la calidad de sueño.
Este alimento es rico en sustancias naturales de acción sedante y somníferas, por lo que es ideal para aquellos que sufren constantes episodios de nerviosismo.
Ingredientes
6 hojas de lechuga fresca
1 litro de agua
¿Cómo prepararla?
Pon las hojas de lechuga fresca en un litro de agua y déjalos cocinar a fuego bajo durante 5 minutos.
Pasado este tiempo, retíralo, espera a que alcance una temperatura soportable y consúmelo 3 veces al día.
Propiedades de la lechuga.
-Mejora el aparato respiratorio: Las personas con problemas en el aparato respiratorio, como asma, bronquitis, tos, etc.. Consumir jugo de lechuga les puede ayudar a reducir los síntomas.
-Mejora los problemas oculares: Para los ojos cansados, y conjuntivitis, podemos aplicarnos lechuga en forma de colirio. Prepararemos el jugo de la lechuga, y la utilizaremos como colirio natural.
-Mejora el olor de las axilas y los pies: Un truco muy bueno para la gente que quiere evitar el mal olor de pies y axilas, es aplicar jugo de lechuga en dichas partes.
-Combate el insomnio: Consumir lechuga ayuda a calmar el sistema nervioso, por lo que combate el insomnio. Consumir un baso de jugo de lechuga, nos ayudará a dormir mejor.
-Cura quemaduras: Si aplicamos jugo de lechuga en la zona quemada, aliviaremos la zona afectada. Para preparar el jugo tenemos que hervir las hojas de lechuga durante 15 minutos, y colar el jugo.
-Mejora el dolor premenstrual: Consumir lechuga ayuda a disminuir los dolores pre menstruales. Para que surja efecto esta cura, se recomienda tomar infusiones de lechuga.
-Calma el dolor producido por un golpe: Si nos damos un golpe y nos duele mucho la zona, tenemos que preparar un emplasto con hojas de lechuga para aliviar el dolor. Tenemos que cocer la lechuga durante 15 minutos, colarla y formar un emplaste añadiendo un chorrito de aceite.
-Disminuye el colesterol: Consumir lechuga frecuentemente ayuda a disminuir el colesterol en sangre.
-Mejora la circulación: La lechuga mejor la circulación del organismo, por lo que previene de enfermedades tales como la arteriosclerosis, ictus, infarto de miocardio, formación de coágulos, e infartos.
El delicioso aroma de la lavanda es un gran relajante para aquellos que padecen estrés, ansiedad y nerviosismo.
La lavanda es un ansiolítico natural que disminuye la tensión y equilibra la actividad del sistema nervioso.
Ingredientes
2 cucharadas de lavanda seca (20 g)
1 litro de agua
El jugo de un limón (opcional)
¿Cómo prepararla?
Pon a hervir el litro de agua y, cuando rompa en ebullición, incorpora las dos cucharadas de lavanda seca.
Deja que repose de 10 a 15 minutos y, si gustas, agrégale el jugo de un limón.
Toma 2 o 3 vasos al día.

¿Te aquejan los nervios de forma recurrente? Anímate a probar alguno de los remedios mencionados y comprueba que son una gran ayuda para relajar el cuerpo y la mente.
Propiedades de la  Lavanda
Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, otro de sus principales usos es como calmante del dolor. Por lo general su aplicación es externa y para la elaboración de los productos se emplea el aceite esencial de lavanda, el cual se extrae tras la destilación de las flores.
Se usa para relajar y aliviar el estrés emocional y físico
Mejora la circulación de la sangre
Favorece el funcionamiento del sistema nervioso
Se usa para eliminar el acné
Alivia los dolores gracias a su acción analgésica
Mejora las afecciones de la garganta
Ayuda a cicatrizar las heridas y desinfectarlas
La Lavanda ayuda a bajar la fiebre
Nos facilita la eliminación de los gases acumulados
Combate las náuseas
Excelente remedio para el reuma
Estumula la formación de bilis, lo que ayudará a la digestión de las grasas
Alivia el dolor de cabeza.
El Espliego nos ayuda a hacer mejor las digestiones
Reduce o elimina la tensión muscular y los espasmos musculares
Es un remedio natural para combatir el insomnio
El Espliego es muy útil para la recuperación de golpes, esguinces, traumatismos, inflamaciones, etc.
Mejora los casos de asma, resfriado y de gripe.