viernes, 20 de enero de 2017

¿Que pasa con Facebook?


Facebook es uno de los mejores ejemplos para comprender cómo las redes sociales podrían haber llegado ya al límite o cómo podrían haber perdido su magia. Para las marcas, es ya casi imposible conseguir tráfico orgánico  en Facebook si no pasan por caja. Los diferentes ajustes en el algoritmo de Facebook han hecho el trabajo. Las marcas han ido siendo penalizadas a lo largo de los años en cada cambio, que ha ido potenciando los contenidos de amigos y familiares como los que tenían prioridad para entrar en el feed. Las actualizaciones de las marcas (y en los últimos tiempos también de los medios) tienen cada vez más y más difícil colarse en el feed de sus consumidores. Si quieren conectar con ellos, no tienen más remedio que cambiar de chip y pasar de lo orgánico a lo patrocinado.
          Las alternativas
Facebook se convirtió, a medida que las redes sociales se iban convirtiendo en cada vez más poderosas y su uso iba haciéndose más y más recurrente, en una herramienta más y más poderosa para las marcas. Las compañías usaban la red social para conectar con sus consumidores y para lanzar mensajes. Los consumidores, que estaban al otro lado siempre pendientes de lo que ocurría en esos escenarios, los recibían con entusiasmo y se lanzaban a conectar con las marcas.
Las cosas empezaron, sin embargo, a ser modificadas progresivamente. Con cada ajuste del algoritmo que regula su feed de noticias, Facebook iba haciendo que las marcas tuviesen más complicado llegar al consumidor final y haciendo que fuesen más y más dependientes de la publicidad y de los mensajes de pago.

Cualquiera que tenga una página de negocio se habrá dado cuenta que cada vez menos seguidores ven los post que se publican en la Fan page. Si queremos el mismo tráfico que teníamos antes tenemos que pagar. La buena noticia es que Facebook Ads es una de las publicidades más baratas que existen en internet. Eso sí, tenemos que saber hacerlo bien.
Así de dura pero así de clara es una de las principales conclusiones de "un estudio":http://gsmis.org/ financiado por la Unión Europea sobre redes sociales en el Reino Unido. La mayoría de los adolescentes británicos de entre 16 y 18 años utilizan Facebook cada vez menos, en favor de otras apps como Twitter, Instagram, Snapchat y WhatsApp.
Para estos jóvenes Facebook ha dejado de estar de moda y se ha convertido en una red social en la que conviven con sus padres, que son los que animan a sus hijos a utilizar el servicio para conocer mejor sus gustos y hábitos. Según el informe, esta es una de las principales causas que han llevado a los jóvenes del país a abandonar Facebook para usar otras alternativas más cool o menos conocidas entre el público adulto.
Este fenómeno no es exclusivo del Reino Unido. En los "últimos resultados trimestrales":http://www.genbeta.com/redes-sociales-y-comunidades/cuatro-claves-para-entender-el-facebook-actual-movil-y-menos-atractivo-para-los-jovenes presentados por Facebook la compañía admitió que, por primera vez en su historia, los jóvenes estadounidenses utilizaban menos la aplicación. Una caída que encendió las alarmas de inversores y analistas y que situó el foco sobre aplicaciones móviles como Instagram o WhatsApp.