domingo, 15 de enero de 2017

Misteriosa Planta UNA RAÍZ DE FORMA HUMANA


Su olor…espectacular
Inciensos y aceites.
Semillas de Mandrágora Muy difícil encontrar
La familia solanácea tiene una reputación fatal, pero estas plantas, impregnadas de mitos y folclor, se han usado durante miles de años por sus cualidades medicinales... y es posible que tengan muchas propiedades que podrían mantenernos saludables hoy en día.
"J.K. Rowling era extremadamente buena en botánica, y una de las plantas que incluyó en Harry Potter fue la mandrágora", le dice a la BBC Sandy Knapp, directora de la División de Plantas del Museo de Historia Natural en Londres.
Para Knapp, una de las razones por las que hay tantos mitos y leyendas con o acerca de la mandrágora "es que a menudo la raíz se divide y parece que tuviera dos pequeñas piernas como la gente".
La mandrágora es más bella por encima que por debajo de la tierra.
"En todas las ilustraciones de hierbas medievales las dibujaban con cabezas y los cuerpos eran las raíces con las piernas cruzadas".
La planta crece en las áreas áridas del Mediterráneo y Medio Oriente, donde ha sido usada como alucinógeno, analgésico, afrodisíaco y droga para la fertilidad durante miles de años.
Pero la dosis tiene que ser la correcta.
La Biblia y las brujas
"Si uno la consume, alucina, se marea y el ritmo cardíaco se acelera; además podría alterarse la visión y la cognición. Si la dosis es suficientemente alta, puede matarte", señala Michael Heinrich del School of Pharmacy de UCL.
Una antigua referencia a su uso como droga para la fertilidad aparece en "Génesis" (30:14), el primer libro de la "Torá" (la Ley o Pentateuco) y el "Tanaj" -la biblia judía, conocida por los cristianos como el "Antiguo Testamento"-, cuando Raquel le dice a Lea que puede pasar la noche con su esposo a cambio de mandrágoras, pues espera que estas plantas la ayudaran a concebir.
Además se dice que solían darle vino con mandrágora a quienes iban a ser crucificados, para que el fin llegara más pronto. Y que luego, la planta crecía donde caían los fluidos corporales de los asesinos, debajo de los patíbulos.
La mandrágora es sólo una de las 2.500 especies de la familia solanácea, a la que también pertenecen tomates, papas, ajíes, berenjenas, pimentones, tabaco y petunias, entre otros.
Todos contienen alcaloides potentes que afectan el cuerpo humano.
No obstante, "es como una moneda de dos caras: hay malos y buenos", señala Knapp.
"En Europa hay cosas como la mandrágora, el beleño negro o hierba loca y la belladona, así que las solanáceas en Europa son peligrosas: no se pueden tocar o comer".
La verdad es que hoy en día apenas se utiliza.
Esta fantástica y misteriosa hierba provoca el vómito y evacúa la bilis.
Seegún Leclerc, la tintura alcohólica de la raíz de la mandragora actúa como sedante y espasmolítica, incluso cuando los preparados de beleño y belladona no son capaces de provocar beneficio alguno a los enfermos.
Presencia: La mandrágora se cría en terrenos bajos húmedos o inundados durante el otoño. En España crece en la Baja Andalucía, desde Jaén y Málaga hasta el Algarbe y la cuenca inferior del Tajo.
La mandrágora necesita un suelo para desarrollarse debidamente su gruesa raíz. Se multiplica por semilla y división de mata.
Partes utilizadas: La raíz, desecada a la sombra y reducida  a polvo o a trozos muy pequeños.
Componentes activos: Tanto la raíz como el rizoma de la mandrágora contienen principios activos de sabor amargo la mandragorina, un complejo alcaloídico en el que se hallan  la hiosciamina, escopolamina, pseudohiasciamina, escopoletina o metilesculetina; la atropina y el ácido atrópico de origen secundario; la mandragorina y otras sustancias más complejas que hasta hoy no han sido determinadas claramente.
Se dice que el dinero colocado junto a una raíz de mandrágora (sobre todo las monedas de plata) se duplica, y que el perfume de la mandrágora produce sueño.