martes, 6 de diciembre de 2016

Ver mucho porno reduce el cerebro


Un estudio alemán desvela los daños que causa este hábito en la mente
Masturbarte no hará que te quedes ciego, pero cuidado con la cantidad de porno que ves porque puede reducir tu cerebro.

Desde la aparición de Internet, el porno se ha convertido en un producto mucho más accesible, barato y se puede consumir de una forma mucho más anónima. Por esto atrae a millones de personas en el mundo. Esto llevo los investigadores del Centro de Psicología del Ciclo Vital de Berlín a realizar un estudio para comprobar cómo afectaba este hábito de consumo en el cerebro.
Para ello reclutaron a 64 hombres que cubrieran todos los rangos del consumo semanal de pornografía a los que les realizaron escáneres cerebrales para comprobar si realmente el hecho de ver películas X repercutía de alguna forma en sus cerebros.
Tras los análisis los investigadores determinaron que el porno afectaba al volumen de materia gris en el cerebro, el tejido neuronal directamente relacionado con la inteligencia.

“Encontramos una relación negativa entre la cantidad de horas que los sujetos veían porno y la cantidad de materia gris que se encontraba en el núcleo caudado [uno de los componentes de los ganglios basales, una zona del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria]” aseguran los expertos.
Además de los efectos en el núcleo caudado, se descubrió que el núcleo estriado -la principal vía de entrada de información hacia los ganglios basales- también se había reducido en aquellos hombres que veían más horas de porno.
Según los investigadores, todos estos daños podrían deberse a una intensa estimulación del sistema de recompensa del cerebro, que se activa frente a un estímulo externo y se encarga de liberar los dos neurotransmisores -la dopamina y la oxitocina- responsables de las sensaciones placenteras.
La adicción al porno es similar a la drogadicción
Otra investigación, realizada por la Universidad de Cambridge, concluyó que el cerebro de aquellas personas enganchadas al porno reacciona de la misma forma en la que lo hace el de las personas adictas a las drogas.

Los resultados de la investigación también determinaron que estos usuarios compulsivos de porno sentían ansia por ver los vídeos, pero su deseo sexual no aumentaba. Algo que ocurre de la misma forma en personas adictas a las drogas, según los investigadores: los drogadictos buscan droga porque quieren, no porque la disfruten.

Además de las similitudes con la drogadicción, el exceso de porno causa otros problemas en la vida de estas personas: el 50% de los participantes del estudio con una media de 25 años presentaban problemas para tener erecciones con sus parejas, a pesar de poder tenerlas mientras veían pornografía.