sábado, 10 de diciembre de 2016

Una colección de cromos y media docena de huevos


Queridos lectores
Feliz fin de semana, Lleno de Amor, salud y lo demás...trabajando, para estar cada vez mejor.
Recuerda cuando eras niño, lo fácil que era todo, a penas reparábamos en lo que había y en lo que no había, en lo felices que nos hacía, que nuestros padres rieran y estuvieran contentos, señal...de que ese día, no nos llevaríamos una reprimenda por cualquier cosa.
Recuerdo, un día, que mi madre, me mandó a comprar, media docena de  huevos, yo estaba en la calle y desde la terraza, me llamaba, oídos sordos, y yo a lo mío, jugaba a los cromos de picar, y me estaban ganando la colección de cromos de muñecas, no me fastidies... con lo que me había costado conseguirlos.
Mi madre me llamaba a voces, y yo por fin contesté, recuerdo que me tiró el dinero liado en un trapo, sin más, me fui a comprar los huevos y de vuelta, seguí jugando a los cromos, creo...que una hora más, cuando subía las escaleras, iva pensando...la que me va a caer no es pequeña. Ella, que siempre ha tenido un carácter fuerte...cuando entré por la puerta, me tomó los huevos de la mano y...me los estampó en la cara, aquél día, me gané una mascarilla gratis, en aquella época, no necesitaba mascarillas, teníamos la piel tersa, mi madre se quedó sin huevos, yo sin cromos pero con una mascarilla, que me arrancó todos los poros que iba a tener...cuando fuese mayor, de hecho, no tengo, para que digan que los huevos no son buenos, además genial para el pelo, mantuve mi pelo suave por varios días.
Casi que me gustaba que mi madre me mandase a comprar, y seguir recuperando mis cromos para conseguir mascarilla de cara y pelo.
Los cromos me encantaban, más de una persona se acuerda verdad?.
Con qué poquito éramos felices, corríamos sin mirar atrás, en ocasiones con las rodillas embadurnadas de mercromina.
Que recuerdos..., la goma de saltar, la cuerda, saltar al potro y la charranca, el radio cassette con la música de Miguel Bosé ó Los Pecos, incluso Los Chichos, Los Chunguitos y todos los grupos con CH del momento, bueno, ahora tenemos de moda el reguetón, y sobre todo a mí, las letras me ponen los pelos de punta...sin comentarios.
 Peor lo que mi madre me contaba, en una ocasión, se pidió una muñeca para los Reyes, le compraron una muñeca de cartón, y para que no la viera...la guardaron en el patio, al lado del gallinero, aquella noche llovió, la muñeca de cartón...en fin, y nos quejamos...
Ahora, la tecnología y las nuevas generaciones inventoras, ganan terreno por descontado a todo lo vivido por nosotros en nuestra infancia, sin embargo, perdemos terreno en cuanto a generaciones humildes, con principios, aptitudes y actitudes...que les marcará de por vida, si no hay alguna forma posible de enmendar los factores iniciales del centro de aprendizaje para nuestros herederos.
Nosotros somos la base de esas generaciones, nosotros somos los primeros que tenemos que sentar esa base, de la que el día de mañana, nos sentiremos orgullosos, por haber jugado a los cromos, saltado a la comba, al potro, al rasca pared, y a montones de juegos, que no necesitaban pilas ni cargadores, ni tan siquiera llevarlos encima todo el día, tan sólo necesitábamos nuestras piernas, y esas ganas de correr, esa ilusión, por ver a los amigos y charlar con la lengua, que para eso nos la dio la naturaleza, las manos para hacer un pastel, o escribir algo bonito, los ojos para mirar a los ojos de forma sincera y sin pensar, vete ya..., que tengo que contestar al watsap.
Hemos evolucionado de forma impensable, lo tenemos prácticamente todo, para comunicarnos incluso con el mundo entero, hasta el punto de olvidarnos, de la persona que tenemos al lado.
Digamos lo que digamos, y lo que digo yo, es que hecho mucho de menos, esas mascarillas gratuitas que me regalaba mi madre cuando me mandaba a por huevos y yo, se los llevaba tarde por no perder mis cromos de la colección de muñecas.