domingo, 25 de diciembre de 2016

Se quién, no soy

Estoy en la ventana, y miro hacia el horizonte, yo, con mis ojos, nunca con los de nadie.
Pienso en muchas cosas, en muchas circunstancias, siempre con mi cabeza, es la que tengo.
Llego a conclusiones donde mi incita, a hacerme muchas preguntas sobre el mundo, las personas, y la sociedad en si.
Desde que tengo uso de razón, existen los que mandan, existen las religiones, existen los métodos, las formas, las estrategias, existe, lo que existe y los que existimos.
Alguien se da cuenta de que existo yo?, ¿alguien que no sea mi familia y mis amigos?, si...yo sé que existo.
Por estas razón, hoy que estoy, y estoy conmigo misma, me hago muchas preguntas.
Pienso, en las luchas diarias, que mantienen muchas personas, por ideales, ¿se acuerdan en algún momento, que pisan con sólo dos pies?, ¿que si cae o tropieza, cae o tropieza sólo?. ¿Porqué, algunas personas, se empeñan en decirme, quién tengo que ser, como tengo que conducirme, en qué tengo que creer?.
De miles de años hacia aquí, todo el mundo se empeña en manipular las mentes, en hacer de nosotros, lo que nosotros no hemos pedido, lo que mi yo interno, no ve claro, porque soy yo, mi cuerpo y mi mente, nadie puede entrar.
A menudo escucho guerras por cuestiones religiosas, cuestiones políticas y cuestiones, que me repercuten personalmente, pero no mentalmente, porque?...nadie está dentro de mí, yo, soy yo.
Para todo en esta vida hay unas bases, siempre, en todos los aspectos, hay parámetros y de ahí, crece todo lo demás.
Yo, en mi interior, me pregunto, ¿porqué estas guerras de creencias?, si al final, todo acaba en lo mismo, supervivencia, y la ley de la vida, nada más.
Introducir en las mentes humanas, como si de una bola de algodón se tratara, dentro de una botella de cuello estrecho.
 Una creencia, que parte de una base, y miles de interpretaciones, ¿cual será la buena?, ¿cual la correcta?.
Yo, he nacido y me han bautizado bajo unas creencias ( no soy practicante en nada ), bailo al son de lo que la vida, me pone delante de mis ojos y yo, con mis bases funciono.
Tenemos un amplio abanico de creencias.
Un Libro, de ese libro muchas interpretaciones diferentes, ¿cual es la interpretación correcta?, ¿ a quién creo?, las creencias no se pueden vender, como si se tratara de una máquina de coser.
Una máquina de coser, cose, si yo, te cuento algo, lo que te cuento, es.
Un libro dice algo, lo que dice el libro es, bajo el concepto de la persona que lo escribió.
Si yo te doy una receta de cocina, donde te digo que hay que poner aceite, sal y vinagre, no pongas, azúcar, limón y manteca, el sabor no será el mismo, se puede probar diferentes formas, pero la receta que yo te he dado...no tendrá el mismo sabor, si tu la alteras.
Un libro, y miles de maneras de interpretarlo, ¿acaso es cuestión de gustos? ¿ acaso es correcto, quedarme con la interpretación que más me guste, y crear adeptos?...no se, me suena a manipulación.
Todo, menos creencias.
Yo, creo en lo que veo, creo en lo que toco, en lo que puedo hacer, en lo que no puedo hacer, pero siempre, bajo el concepto de mi raíz, de mis propias bases como persona, respetando, y haciendo que me respeten, aconsejando, y dejándome aconsejar, pero no vivir de creencias ni de sistemas que manipulan las neuronas. Por desgracia, esta es la sociedad en la que vivimos, todo se manipula y nosotros, somos manipulados sin remedio, la única baza que tenemos, es nuestra mente, y tiene que estar ahí, libre, limpia, abierta siempre, para nosotros mismos, si se te cae una maceta en la cabeza a ti, te cae a ti, y tu te quedas con ese dolor en la cabeza, porque tu eres tu, y sabes quien eres.
Yo se quien soy, y también se quien no soy, no soy una persona manipuladora de vidas ajenas, manipulo la mía a duras penas, pero es la mía.