jueves, 15 de diciembre de 2016

El gran beneficio de las bebidas calientes



Hay que tener en cuenta, que para que las bebidas calientes sean efectivas, hay que beberlas calientes pero nunca hirviendo, de esta forma no se dañan las mucosas de nuestro organismo.

Las bebidas calientes son geniales para perder peso
 Beber infusiones, agua caliente o cualquier otro tipo de líquido es mucho más que un gran placer contenido en una taza.
Sin que estos líquidos lleguen nunca a hervir, se alzan como un favorecedor natural para distintos procesos que debes conocer.
Las bebidas calientes son buenas para bajar de peso
A veces, perder esos kilos de más acumulados en el vientre o en las piernas se convierte en un verdadero desafío. Ahora bien, para conseguirlo, no se trata en absoluto de comer menos, sino de comer mejor.
La bebidas calientes, por sí mismas, no harán que perdamos grasa corporal. Lo que consiguen es mediar junto a otras acciones para facilitar esa pérdida.
Activarás tu metabolismo, en especial, si te tomas un poco de agua caliente por la mañana.
Movilizarás el tránsito intestinal.
Depurarás mejor tus toxinas acumuladas.
Las bebidas calientes, además, tienen una ventaja frente a las frías: se quedan en el estómago un poco más. Nos ayudan, por tanto, a sentirnos más saciados.
Alivia los cólicos menstruales
El calor del agua tiene un efecto calmante y relajante sobre los músculos abdominales.
Así, algo tan sencillo como tomar, por ejemplo, una infusión de salvia puede ayudarte a relajar los calambres y espasmos tan habituales durante el síndrome premenstrual y menstrual.
 Mejora la circulación de la sangre
Otro beneficio importante de las bebidas calientes es que mejoran la circulación de la sangre. Favorecen sobre todo la actividad nerviosa y muscular para que el corazón bombee con más fuerza.
No podemos olvidar que nuestro organismo necesita líquidos para funcionar de forma armónica pero si, además, estas bebidas tienen una temperatura tibia o ligeramente caliente (nunca hirviendo), lograremos un sistema nervioso y circulatorio más sano.
Cuida de tu digestión
El agua caliente, las sopas o las infusiones mejoran la digestión. Se sabe, por ejemplo, que beber agua fría durante o después de una comida endurece o solidifica el aceite que contengan todos los alimentos que hayamos ingerido.
Por tanto, para evitar que se creen depósitos de grasa en la pared interna de los intestinos.
Si deseas cuidar al máximo de tu alimentación, nada como beber un vaso de agua tibia y después comer, después, tomar una infusión o un café calentito.
Alivia la congestión nasal y el dolor de garganta
Lo señalábamos al inicio. Cuando pasamos una gripe o un resfriado, beber algo caliente alivia.
Las bebidas calientes son un excelente remedio natural para la congestión nasal, las tos y dolor de garganta.
Se disuelve la flema y también ayuda a eliminar la carga del tracto respiratorio.
Un alivio muy adecuado que vale la pena tener en cuenta. No obstante, recuerda que no solo las clásicas infusiones de miel y limón te ayudarán: las sopas calientes son una opción más que acertada en estos casos.
Combate el envejecimiento prematuro
Hay dos razones muy concretas por las que debemos eliminar las toxinas de nuestro organismo: porque nos enferman y porque nos hacen envejecer más rápido.
Además, el consumo de agua caliente nos ayuda a “reparar” las células de la piel al favorecer su elasticidad, su nutrición y su humedad natural.
Es un buen diurético
Sabemos ya que el agua es un excelente diurético, pero también muchas frutas y verduras actúan del mismo modo.
Entonces, ¿qué ventaja tienen las bebidas calientes sobre estos mediadores diuréticos tan habituales?
La respuesta es sencilla: las bebidas calientes arrastran más toxinas y, en caso de que sufras algún tipo de infección, te ayudarán aún más.
Las mejores bebidas calientes que debes tomar

Agua tibia (sola, con limón o con miel)
Infusiones (canela, jengibresalvia)
Té verde o blanco
Café
Leche caliente con miel
Agua de avena
Sopas (de apio caliente, de calabaza con jengibre, de miso de ajo, de tomate, de verduras)
Para concluir, tal y como hemos señalado en el artículo, es necesario que cuidemos la temperatura de las bebidas, nunca tomar hirviendo.
Lo mejor es un término medio donde las mucosas de nuestro sistema digestivo no se vean afectadas.
De este modo, aprovecharemos mejor todos sus beneficios.