martes, 15 de noviembre de 2016

Crea un buen ambiente




Quizás tú o tus hijos hayáis sufrido alguna vez las consecuencias de un ambiente excesivamente  seco, con problemas de eccema y sequedad en la piel, labios cuarteados y otros problemas cutáneos. Y probablemente no te hayas planteado que todos estos problemas tienen fácil solución: simplemente con el uso de un humidificador en casa. Con él podréis solucionar todos los problemas de salud causados por la sequedad ambiental, y además también prevenir o mejorar alguna que otra cuestión estética en tu hogar.
De forma ideal, la humedad media de una casa debe estar entre un 40% y un 60%. Normalmente, tendemos a pensar que es en verano cuando experimentamos los problemas de un ambiente seco, a causa del calor; sobre todo en determinadas zonas de la geografía. Sin embargo en invierno, el uso de la calefacción también reseca excesivamente el ambiente, pudiendo provocar los mismos problemas, tanto de salud como a nivel material, que en el más seco de los veranos.
De entre los muchos beneficios que nos proporciona utilizar un humidificador en entornos secos, hemos seleccionado los cinco más importantes para ti y tu familia:

1. Un humidificador puede reducir los problemas de electricidad estática, o esos irritantes “chispazos” que a veces surgen cuando nuestros dedos tocan levemente algún objeto de la casa.