domingo, 6 de mayo de 2018

Visita nuestras tiendas de Ebay



Infinidad de Productos con precio inmejorable y un servicio excelente



                       
                                  Entra en Ebay España                                               Entra en Ebay Francia

                                     Entra en Ebay Alemania                                              Entra en Ebay Italia



miércoles, 2 de mayo de 2018

Descarguen los vídeos en HD por WiFi y en tiempo real desde el coche



En stock.
¿Quieres recibirlo el martes, 8 de may.? Elige Envío exprés al completar tu pedido. Ver detalles
Vendido por PRUVEEO y gestionado por Amazon. Se puede envolver para regalo.
Nuevos: 1 desde EUR 34,99
Pruveeo es un fabricante profesional de cámaras para tableros de auto. Fundado en el 2000, y cuenta con más de 300 empleados. Le proporciona servicios OEM y ODM a numerosas marcas famosas en el mundo.
Diseño Discreto. La cámara se monta en el parabrisas, lo cual la oculta desde fuera del coche. APP es compatible con los sistemas IOS y Android, lo cual permite que los usuarios configuren y descarguen los vídeos en HD por WiFi y en tiempo real.
Garantía sin preocupaciones: Pruveeo tiene total confianza en nuestros productos y los respalda con una garantía de reemplazo de 12 meses. 
La cámara para tablero funciona automáticamente. Comienza a grabar cuando se enciende el motor y se detiene cuando se apaga. Grabación en Bucle de Intervalo a tarjeta micro SD. Una grabación perfecta significa que no existen interrupciones entre los archivos grabados.
Se han vendido más de 12.000 unidades en Amazon US y viene con una garantía de un año.


lunes, 30 de abril de 2018

Una Manada es entrañable, no es el nombre que se merecen



La Justicia española dice que no es violación, es abuso. Por lo tanto, 9 años de prisión, de los cuales ya han cumplido 2. Absueltos de agresión sexual.

Vivo en un país en el que no se considera agresión sexual que 5 hombres me metan de noche en un portal, agarrándome de las muñecas, cuando estoy en estado de embriaguez, aprovechando su evidente superioridad física y numérica. 

No se considera agresión sexual que me penetren simultáneamente – a mí y a mis 18 años – por la boca, por el ano y por la vagina mientras me graban con sus móviles. 

No se considera agresión sexual que, en esas condiciones, eyaculen dentro de mí y lo hagan sin preservativo. 

No se considera agresión sexual que ellos estén tan cachondos como eufóricos, jaleándose y pidiendo a gritos turno para metérmela, mientras yo no hago ni la más mínima muestra de estar disfrutando de la situación. Vivo en un país en el que no hay ni rastro de agresión sexual en que los que hablaban de que “hay que llevar burundanga, que luego queremos violar todos” difundan vídeos con contenido sexual en los que yo aparezco. Siete vídeos explícitos en los que se ve cómo me humillan y me vejan.

 No hay rastro de agresión sexual cuando, después de su fechoría, ellos se van a seguir la fiesta y a mí me dejan tirada en el portal, sin ropa, robándome el móvil antes de marcharse para que no pueda ponerme en contacto con nadie. Nada hace pensar que haya sufrido un agresión sexual aunque esté sola de madrugada, llorando en un banco de una ciudad desconocida, hasta que una pareja me encuentra y llama a la Policía. 



No hay agresión sexual aunque los guardias, el personal médico y mi estrés post-traumático digan lo contrario. No hay agresión sexual aunque, dos años después, siga necesitando asistencia psicológica. No hay agresión sexual porque la educación sexual en mi país nos la ha enseñado el porno.

Vivo en un país en el que la Justicia da carta blanca a violadores y asesinos y me dice que si siento que me van a violar, no puedo entrar en estado de shock. Tengo que gritar mucho, patalear una barbaridad y oponer toda la resistencia física que mi cuerpo me permita para que me hagan daño. Para que se me note después. Sangre, moratones y alguna fractura, como mínimo. Para que controle ese instinto de supervivencia que me sale en situaciones de pánico y, en vez de enfrentarme a esas bestias contra las que sé no puedo, decida volverme tan loca que mi asesinato pueda ayudar a que alguien ahí fuera crea mi versión. 

Vivo en un país en el que aceptar ser violada para poder seguir con vida no se entiende. “Si no quería que la penetraran entre cinco, ¿por qué no se marchó de allí?” De aquella ratonera. 

No puedo con uno, estando en plenas facultades, y quieren que pueda con varios, sin estarlo. Pero también vivo en un país en el que enfrentarme a mi violador, sabiendo las consecuencias fatales que puede tener, tampoco se entiende. “¿A quién se le ocurre plantarle(s) cara sabiendo que tiene todas las de perder?” Además, si les denuncio, me dicen que es mentira. Que les quiero joder la vida, aunque no les conozca de nada. Y si no les denuncio, me dicen que porqué no lo hago si es verdad. Que cómo soy tan tonta.



Vivo en un país en el que, haga lo que haga, las preguntas siempre me las hacen a mí. Supongo que la sociedad se centra en lo que yo hago (o dejo de hacer) porque todavía no tienen el valor suficiente para preguntarse a sí mismos qué estamos haciendo mal para que lo que me hicieron a mí, se lo hagan – con total certeza – a tres mujeres al día en España. 

Qué estamos haciendo mal para que sólo una de cada 8 mujeres violadas en nuestro país decida presentar una denuncia. Qué estamos haciendo mal para que sigamos siendo objeto de uso y consumo. Vivo en un país en el que todavía le debemos nuestro cuerpo a ellos. Se nos cosifica hasta la saciedad y, al final, somos eso. Sólo un cuerpo. Inerte. Un cuerpo. Sin vida. De hecho, mira hasta qué punto se nos cosifica que, aunque parezca increíble, muchos aún no tienen claro cuándo estamos disfrutando y cuándo estamos sufriendo. Les importamos tanto que no lo saben diferenciar. Sólo somos un cuerpo. Sin más.

Vivo en un país en el que sé que antes de tener 25 años, podré volver a encontrármelos en cualquier calle, en cualquier fiesta, en cualquier ciudad. A José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero, Ángel Boza y Antonio Guerrero (de izquierda a derecha en la imagen). Podré cruzármelos de nuevo y será entonces cuando todos los pedazos que intento reconstruir a diario, vuelvan a tambalearse. Por mí y por todas mis compañeras. Pero seguiré luchando con objetivo muy claro. Como decía aquella yaya, “que lo que no tuve para mí, sea para vosotras”. Hermanas.

NOTA MUY IMPORTANTE: No soy la chica de la violación de San Fermín, aunque podía haberlo sido. Sólo escribo en primera persona para que la empatía en este país despierte de una vez por todas

domingo, 29 de abril de 2018

Es Tu Club en Ebay


Es Tu Club, quiere compartir un portafolio de posibilidades para todos los perfiles posibles.
Por este motivo, queremos compartir nuestra página. Si lo que buscas es unirte a un grupo de personas para andar seguro, te invito a hacer tu registro en:
Es Tu Club

Muchas son, las personas que ya nos conocen.

Información sobre negocios en red, que a todo el mundo le viene fabuloso cuando necesitan tener ingresos extras.

Estudiamos minuciosamente, todos y cada uno de ellos, para que sean lo más longevos posible en el tiempo.

Diferentes opciones, para diferentes requerimientos y gustos.

Nuestra tienda de Es Tu Club en EBAY

Únete ya a  Es Tu Club, nosotros hablaremos contigo y caminaremos paso a paso
Haz un clic en la foto para entrar  

viernes, 27 de abril de 2018

El Maravilloso poder del Hueso de Aguacate



El Aguacate es fruta y verdura a la vez. Un sabor exquisito y suave a avellana y una consistencia tierna y cremosa permiten su combinación con cualquier alimento.
El aguacatero es de hoja perenne y procede originariamente de las zonas tropicales y subtropicales centroamericanas. Los árboles pueden alcanzar una altura de veinte metros, y no dan la fruta antes de los cuatro o siete años de edad.
Es una fruta con forma de pera, aunque también puede tener forma de pepino o de manzana. Su piel es verde, el tono y la textura cambian de unas variedades a otras. Tiene una pulpa cremosa y de color verde que recubre una gran semilla marrón no comestible.